fbpx

blog por Elisabeth d'Ornano

Las memorias

prepararse
09/07/2019

Cuando nacemos traemos a este mundo nuestra historia personal y sus bloqueos, precedida de las memorias familiares que condicionarán nuestra vida.

Plantéate qué herencia familiar quieres transmitir y qué quieres dejar atrás.

En ocasiones, esa herencia que transmitimos crea ataduras y nos conduce a ser de una cierta manera o a tratar de alcanzar objetivos que pueden no ser nuestros, sino los que la madre o el padre transmite.

No hagas tuyas las dificultades que tuvieron tus antepasados. No hay una herencia directa sino una imitación de patrones que puedes solventar.  Intenta eliminar las barreras familiares para ser más capaz de dar amor y pasar esa antorcha a tu bebé.

El embarazo puede ser una oportunidad para sanar a tu niño interior que puede que haya sufrido en su infancia. De esta manera puede que desees aprender a preocuparte por cuidar con cariño al hijo que va a nacer. Te detendrás a pensar en sus necesidades y de paso te nutrirás de las muestras de cariño que le impartas.

Cada vez que le des la mano a tú bebé piensa que le pasas todo lo bueno que hay en ti,  para que él también lo integre como suyo.

Sin embargo el bebé nace como un ser independiente. No pertenece a sus padres, ellos son meros guardianes, su deber es quererle, protegerle y educarle para que pueda, a su vez,  ser un buen padre o madre.

 

 

artículos relacionados